INGREDIENTES

1kg de alitas de pollo

1 vaso de harina de trigo

2 vasos de pan rallado o molido

1 cucharadita de las especias que elijas (cayena o chile en polvo, pimienta negra molida, ajo y cebolla en polvo, paprika)

1 huevo

200ml de leche

sal y pimienta

aceite para freír

PROCEDIMIENTO

Cortar las alitas del pollo. Con un cuchillo muy afilado cortar por la articulación. La puntillita que no nos sirve, la retiramos. Nos sirve para hacer un caldo con ellas, por ejemplo.

Preparar lo que será el rebozado exterior de nuestro pollo frito crujiente. Poner el huevo y la leche en un plato hondo y batir ambos ingredientes hasta que quede una mezcla de color crema y sin grumos del huevo.

En otro plato preparar la otra parte del empanizado. Poner la harina, el pan rallado, las especias y mezclar todos los ingredientes con las manos hasta que queden todos homogéneamente mezclados.

Pasar las alitas por la mezcla de harina pan rallado y especias, después por la mezcla del huevo y la leche y después nuevamente por la mezcla de harina y pan rallado. Que quede bien embadurnado de estos ingredientes. Reservar en un plato hasta haber terminado de empanar todas las alitas

Una vez empanadas, meter las alitas de nuestro pollo frito crujiente en la nevera durante una hora para que el empanado exterior se asiente bien.

Finalmente, freír las alitas en abundante aceite, durante unos 5 minutos. El aceite debe estar caliente, pero tampoco demasiado para que las alitas se frían bien en su interior sin que el empanizado exterior llegue a quemarse.

El secreto para mejorar la receta de pollo frito es poner especias en la mezcla de harina. 

Puedes añadirle a la mezcla de harina media cucharadita de paprika o pimiento en polvo. Pero puedes reemplazar este ingrediente por polvo picante, si te gusta el picante.

La otra especia que puedes utilizar es el comino molido.  Si usas media cucharadita en tu mezcla de harina, te dará un gusto.

Te dejo más opciones para las medias cucharaditas: orégano, tomillo, más ajo en polvo, curry o tomillo. Y pues, si te gustan los sabores especiados, utilízalas todas y te vas a chupar los dedos.

Con respecto al pan asegúrate de que realmente el pan esté rallado al punto de parecer polvo, o al menos arena.

Si tienes una freidora, ¡Aprovéchala! El pollo frito quedará mejor que cuando se hace con sartén.

¡No se quede fuera!

Manténgase informado; reciba nuestro boletín


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.