El senador estatal latino demócrata de Arizona Otoniel “Tony” Navarrete enfrenta siete cargos por supuesta conducta sexual que habría ocurrido ocurrió durante varios años con un niño, informó la policía de Phoenix.

Navarrete, de 35 años de edad, fue detenido luego de que informó que estaba fuera de riesgo de haberse contagiado de Covid 19 el fin de semana.

La fiscal del condado de Maricopa, Jeanine Sorrentino, accedió en audiencia a que el senador pueda salir libre bajo fianza pero a condición “de que no tenga ningún contacto con ningún menor de edad”.

Por su parte el abogado del legislador pidió que la corte redúzcala fianza al considerar que el senador colaboró con la policía de Phoenix.

Los cargos contra el senador estatal se basan en acusaciones de un adolescente quien dijo a la policía que el senador empezó a abusar de él cuando vivían juntos, a partir de que el chico tenía entre 12 y 13 años de edad y durante varios años.

De acuerdo con las autoridades, el senador fue arrestado son incidentes.

La policía informó que, según ese joven, Navarrete se aproximaba a su cama y lo tocaba de manera inapropiada.

“La víctima ahora sufre de ansiedad y tiene problemas de ira derivados de ese abuso”, según  el informe policial.

Un hermano menor de la víctima también dijo a la policía que Navarrete a él le tocó una pierna aunque no pasó de ahí.

El adolescente denunciante ahora tiene 16 años de edad, de acuerdo con el informe a la policía.

En la audiencia, Navarrete reconoció el abuso, pidió disculpas y dijoque habría deseado que las cosas pudieran ser completamente diferentes, según la policía.

De acuerdo con un informe policiaco,  el adolescente preguntó al senador si se arrepiente de haberlo tocado. 

El legislador respondió que “por supuesto me arrepiento de cualquier acción peligrosa que hice, y desearía que todo lo ocurrido fuera completamente diferente. Lo siento”.

La víctima le preguntó a Otoniel por qué se tocaba el pene, y el senador respondió que eso no estaba bien. Dijo al adolescente que nada de lo que hizo fue culpa suya. 

Otoniel mencionó que está arrepentido y nunca completamente satisfecho de que sus acciones tengan que vivir con ellas por el resto de su vida.

Al cierre de esta edición de El Latino todavía era impreciso si el senador podría salir libre bajo fianza de $50 mil dólares y con un grillete electrónico en uno de sus tobillos.

Tampoco se sabe si el legislador originario de Phoenix participará en la legislatura estatal.

La bancada demócrata en la legislatura expresó sentirse “profundamente alarmada” pro las acusaciones contra Navarrete.