A

dele se ha sentado frente a Oprah Winfrey. Eso quiere decir que las dos horas de entrevista que la comunicadora estadounidense ha ido tejiendo con la cantante británica han dado mucho de sí. Adele, que está de actualidad por su nuevo disco, 30, se ha sincerado sobre las cuestiones que han ocupado su vida en los últimos años en el especial One Night Only, emitido en la CBS el domingo por la noche. 

La artista de 33 años ha hablado de los momentos más duros que ha vivido durante su divorcio de Simon Konecki en el 2018 y cómo es ser madre separada. “Es un proceso: el proceso de divorcio, el proceso de ser madre soltera… No ver a mi hijo todos los días no era realmente el plan que tenía cuando me convertí en madre”, ha dicho. “Se trata del proceso de llegar por ti misma todos los días, de aparecer por ti misma todos los días. Y más aún administrando una casa o administrando un negocio. Mucha gente sabe de lo que estoy hablando y yo también siento que hice malabares con esas cosas. Y tenía ganas de no hacerlo más”, se ha sincerado. “Me dolían los pies de caminar a través de todo ese cemento”. Además, ha asegurado que se sintió culpable al divorciarse por su hijo: “Desmonté su vida por mi felicidad”. 

Adele ha abordado otra cuestión muy recurrentes cuando se habla de ella: su gran cambio físico. La artista, que ha perdido 45 kilos, ha aclarado que se debe principalmente al control de su ansiedad. “Tenía unos ataques de ansiedad terribles tras romper mi matrimonio”. Esto la paralizaba y sentía que no tenía control sobre su cuerpo. Se dio cuenta de que, cuando iba al gimnasio, la mantenía a raya, así que empezó a ir a diario.