A ocho décadas del sorpresivo ataque a la base en Hawaii, que dejó más de 2,400 militares muertos

SAN DIEGO.- Era la mañana del domingo 7 de diciembre y nadie esperaba la sorpresiva ofensiva military de la Armada Imperial Japonesa contra la base naval de Pearl Harbor, en Hawaii.

A ocho décadas del suceso, una version de la historia ha registrado que los militares nipones buscaban “una acción preventive destinada a evitar la intervención de la Flota del Pacífico en las acciones militares que el llamado imperio del sol naciente planeaba efectuar en el Sureste Asiático “contra las posesiones ultramarinas de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Los Países Bajos”.

Otra de las versiones es que Estados Unidos no planeaba entrar a la Segunda Guerra Mundial y permanecer neutral pero el ataque japonés ocurrido en Pearl Harbor, Haiwaii, dejó un sangriento saldo de 2,403 soldados estadounidenses muertos y 1178 resultaron heridos.

La respuesta

La respuesta norteamericana sería pues, inevitable”, y la represalia vino con la orden del entonces presidente Harry S. Truman del bombardeo nuclear a las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

Un hombre acompañado de una trompeta siguió las notas musicales con el que cientos de veteranos recordaron aquel duro momento en la parte superior del Midway US, que fuera entonces uno de los portaviones de la Armada de Estados Unidos el líder de su clase  y que lleva ese nombre en honor de la batalla de Midway y hoy convertido en Museo en el Puerto de San Diego.

Un emotivo evento

Tres aviones militares zurcaron los cielos del centro de San Diego durante la nublada mañana del martes 7 de diciembre ante la expectación de los asistentes al eventode conmemoración.

Los recuerdos de lo que ocurrió hace ocho años en ultramar, la formalidad militar y el estar parado (o sentado) sobre el que fuera, hasta 1955, el portaviones más grande de la armada militar estadounidense,le daba a ese momento un toque especial y así parecieron reflejarlo las miradas solemnes de decenas de militares presentes.

El orador principal

Fue el Comandante Bralyn Cathey el orador principal del evento.

Durante su intervención recordó a John Finn quien tuvo a su cargo el destructor de misiles guiados USS John Finn y recibió “la más alta condecoración del ejército de Estados Unidos, la Medalla de Honor (Navy Medal of Honor y Purple Heart), por su intervención durante el ataque a Pearl Harbor durante la Segunda Guerra Mundial”.

Un dato significativo es que aunque Finn nació en el condado de Los Angeles, el 24 de julio de 1909 fallecería en la ciudad de Chula Vista el 27 de mayo de 2010.

Lo que fuera el portaviones más grande del mundo de la segunda Guerra mundial, hasta 1955, hoy es un bello museo. En la gráfica se observa, al centro, el número 41, alusivo a la memoria de Pearl Harbor. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.

Con evidente emoción, los asistentes recordaron el trágico suceso.