Los hispanos con un alto número de enfermedades que registraron un gran incremento

Hace unos días Socorro López se levantó con dolor de cabeza, eso no le pareció extraño, lo que comenzó a ser inusual fue que por la tarde el dolor continúa y al día siguiente también. 

López fue al médico dos días después. “No tenía nada, dijo el médico que era solamente una situación de estrés lo que me estaba pasando”, relata López, residente de San Diego. Al pasar de los días López volvió al doctor, en esta ocasión tuve que ir a emergencias, el dolor de cabeza seguía y con ello una preocupación de que esto fuera algo grave. 

Como López hay miles de hombres y mujeres, con condiciones de salud que antes nunca tuvieron. La pandemia provocada por COVID-19 ha disparado los índices de enfermedades cardiacas, diabetes y muchas otras.

Al igual que las enfermedades mentales, es como si hubiéramos mandado las otras condiciones al asiento de atrás, es decir como si se les hubiera restado importancia, así lo dijo el doctor Alan Saphiro del centro de salud estatal. 

“Todo se detuvo, incluso los tratamientos y las revisiones generales de los pacientes”, dijo Saphiro, “es necesario poner atención nuevamente en tratamientos y cuidados precentivos”.

Un nuevo estudio de la Clínica de Cleveland dado a conocer hace apenas unos días encontró que en Estados Unidos el porcentaje de personas con presión arterial alta se disparó durante la crisis de la pandemia. Aunque no se conocen las razones, el encierro, una mala alimentación, la ingesta de comida en exceso y la poca práctica de ejercicio podrían ser algunas de las causas, al menos, así  lo determina Luke Laffin, médico cardiólogo a cargo del estudio.

Fue la revista científica Circulatiin la encargada de dar a conocer la investigación que se basó en el análisis de los datos de alrededor de 500,000 empleados de Quest Diagnostics y sus parejas, reclutados para participar en este estudio. 

“Queda claro qué hay que volver a retomar las rutinas anteriores a la pndenia@, menciona Saphiro, “es necesario volver a comer bien, hacer ejercicio y retomar los controles médicos”.

La misma investigación  dice que los índices más altos de presión arterial se o registraron entre abril y diciembre de 2020, 

más de 120 millones de adultos en Estados Unidos padece hipertensión, y buena parte de ellos ni siquiera lo sabe. Los hispanos, así como las personas de color, tienen el doble de probabilidades de tener el padecimiento, indica la Asociación Estadounidense del Corazón.

Socorro ahora sabe que sus dolores de cabeza son provocados por una subida de presión de la que no tenía conocimiento.  “Antes no era algo de lo que yo sufriera, ahora tengo que cuidarme y monitorear mi salud, se que es por mi bien”.