WASHINGTON, DC — Once solicitantes de asilo haitianos, que se encontraban dentro del grupo de de inmigrantes que se encontraban en Ciudad Acuña y que fueron intimidados y discriminados por agentes fronterizos, de a caballo, interpusieron una demanda federal.

El alegato de los inmigrantes hatianos es de que en su persona se habría incurrido en “abuso físico, discriminación racial, negación de necesidades básicas y tratamiento médico, y una completa falla en procesar las solicitudes de asilo”.

El juicio  ante una corte federal contra la administración Biden fue interpuesto por las organizaciones Justice Action Center, The Bridge e Innovation Law Lab.

Inmigrantes fueron retenidos

Se indicó que la demanda colectiva federal alega que el gobierno de los Estados Unidos “violó los derechos legales y constitucionales de los solicitantes de asilo haitianos cuando fueron retenidos en un campamento en Del Rio, Texas, a mediados de septiembre de 2021”.

“Los demandantes no solo buscan la rendición de cuentas por el abuso racista del gobierno en Del Rio, sino también el regreso de los miles de haitianos expulsados ​​por la administración Biden del campamento de Del Rio desde septiembre, para que puedan presentar sus solicitudes de asilo en los Estados Unidos”, se advierte.

Se destaca en el juicio interpuesto en contra de la administración federal que “la demanda también subraya la ilegalidad de la política del Título 42, invocada por la administración Trump y adoptada por el presidente Biden, que utiliza la pandemia de COVID-19 como pretexto para cerrar la frontera a los solicitantes de asilo”.

Historias de horror

“Las historias que escuché al salir del campamento de Del Rio siempre me perseguirán: madres con recién nacidos a quienes se les niegan necesidades básicas como albergue y atención médica, a los niños no se les da de comer nada o solo pan, y la burla y la discriminación por parte de las autoridades estadounidenses”, dijo Guerline. Jozef, cofundadora y director ejecutivo de Haitian Bridge Alliance.

Trato cruel e inhumano

“El mundo vio cómo los solicitantes de asilo negros eran abusados ​​y deshumanizados por hombres a caballo. Como mujer negra haitiano-estadounidense descendiente de esclavizados en las Américas, no puedo desconectar este tratamiento de los cuerpos negros en Del Río del tratamiento histórico”, dijo..

Los demandantes en la demanda incluyen a Mirard Joseph. Joseph había cruzado el Río Grande para llevar comida a su familia, que no había comido en días. Joseph y su familia habían realizado el arduo viaje a Estados Unidos desde Chile para buscar seguridad después de huir de la amenaza de violencia en Haití.

Él y muchos otros demandantes relataron el tratamiento horrible tanto en los campamentos como en los centros en los que fueron detenidos antes de ser expulsados ​​de los Estados Unidos o regresar a México. “Esta fue la experiencia más dolorosa y humillante de mi vida”, expresó Joseph.

Humillación para los

solicitantes de asilo

“Me sorprende que un país que creo que podría brindarme seguridad y protección me humillaría absolutamente a mí ya otros de esta manera”, dijo el demandante identificado como “Paul Doe”. “Al deportarnos a mí y a otros solicitantes de asilo, el presidente Biden nos ha condenado a muerte”.

“El mundo fue testigo del trato abusivo que nuestros demandantes y otros enfrentaron en Del Rio; hasta la fecha, no ha habido responsabilidad”, dijo Karen Tumlin, fundadora y directora del Centro de Acción de Justicia.

Huyen de la inestabilidad política

“Estos solicitantes de asilo”, agregó Tumlin,  “huyeron de la inestabilidad política extrema, los secuestros y más, todo con la esperanza de construir un futuro seguro y estable para ellos y sus familias.

Y en cambio, continuó la defensora de los derechos humanos de los inmigrantes,” fueron sometidos a degradación, abuso físico, desnutrición y una rápida expulsión de una nación que dice dar la bienvenida a los necesitados”.

Que el gobierno

“rinda cuentas”

“Estamos orgullosos de apoyar a Haitian Bridge Alliance y otros para garantizar que el gobierno rinda cuentas por sus atroces acciones”.

A pesar de una conversación muy esperada sobre el racismo institucional en la sociedad en general, la lucha contra los negros y el racismo dentro del sistema de inmigración siguen siendo relativamente poco discutidos, se afirma en el reporte de prensa.

“Esto está cambiando lentamente: los tribunales de distrito federal han reconocido recientemente la intención discriminatoria detrás de algunas de las piedras angulares de la ley de inmigración de Estados Unidos”, finaliza el comunicado sobre uno de los hechos recientes más reprobables y discriminatorios de los que se tenga memoria.