Ante la creciente demanda de pruebas de Covid, por lo menos 200 efectivos de la Guardia Nacional de California se integraron este sábado como asistentes médicos interinos a centros de pruebas en Chula Vista, National City, San Diego y otras ciudades del condado.

Los soldados estatales fueron enviados a 50 centros de pruebas Optum Serve en todo el estado, seis de ellos en el condado de San Diego, que son los que enfrentan la mayor demanda.

La oficina del gobernador Gavin Newsom informó que la próxima semana se desplegarán más militares para apoyas esos centros.

El gobernador ordenó el despliegue de tropas para que los centros puedan atender a personas que se presentan si hacer cita previa a hacerse pruebas.

La demanda de pruebas se disparó en el estado conforme la variante Ómicron del coronavirus se dispersa rápidamente por el estado.

De acuerdo con el Departamento de Salud de California, Ómicron ahora equivale al 80 pro ciento de los nuevos contagios.

Pero la ola de contagios no tiene precedentes; ha rebasado los peores índices anteriores de la pandemia en California.

El condado de Los Ángeles, por ejemplo, reportó la noche del viernes 43,712 nuevos casos positivos en 24 horas, y el brote continúa en aumento.

Newsom dijo en comunicado que “California encabezó la lucha en el país contra el Covid 19, con las primeras medidas de salud pública en la nación, que ayudaron a salvar decenas de miles de vidas; ahora continuamos apoyando a las comunidades en su respuesta a Covid reforzando la capacidad de pruebas”.

En Chula Vista los primeros militares desplegados apoyan en el centro que se encuentra en 131 Oleander Avenue, que está abierto de martes a sábado de 7 de la mañana a 7 de la noche.