El gobernador Gavin Newsom propuso a la legislatura integrar con fondos estatales a partir de enero del 2024 al programa de salud de MediCal a los indocumentados en edades de 27 a 54 años de edad.

Los requisitos serían iguales a los que tienen los ciudadanos estadunidenses para recibir MediCal, tener ingresos bajos insuficientes para pagar seguros de salud y residir en California.

El gobernador aspira a que California se convierta en el primer estado del país en otorgar servicios de salud a todos los indocumentados que cubren requisitos de ganar pocos ingresos, independientemente de su condición migratoria

De aprobarse la propuesta, California sería el primer estado en otorgar servicios estatales de salud a la comunidad indocumentada. El estado ya cubre en MediCal a los indocumentados menores de 26 años y a los de 55 en adelante.

California tiene un superávit o excedente de $31,000 millones de dólares anuales, dinero adicional al presupuesto de gastos. El plan del gobernador para ampliar MediCal a los indocumentados que por ahora faltan costaría $2,400 millones anuales.

Los costos para atender a indocumentados son solo estatales, carecen de apoyo del gobierno federal.

La propuesta del gobernador pasa a la legislatura incluida en un plan de servicios de salud universales en California del presupuesto general que deberá estar aprobado antes del próximo primero de junio, la propuesta de presupuesto general es de $284,400 millones de dólares,

Es decir que incluir a los indocumentados que faltan a Medical equivale a menos del 1 por ciento del presupuesto propuesto para el año estatal fiscal 2022-2023.

“California está a punto de ser, si se apoya esta propuesta, el primer estado del país en lograr el acceso universal a la cobertura de salud”, dijo el gobernador.

 “Eso significa MediCal tenga alcance completo, incluida la atención a largo plazo, IHSS (Servicios de apoyo en el hogar) y salud mental conductual para todos los californianos de bajos ingresos, independientemente de su estado migratorio”, apuntó Newsom.

El Instituto de Política Pública de California estima que en el estado hay poco más de 2 millones de indocumentados.

De acuerdo con New American Economy, los indocumentados pagan más de $50,000 millones de dólares anuales en impuestos, sin tener derecho a recibir reposiciones de impuestos por su condición migratoria.