Una propuesta que de aprobarse proporcionará seguro de Salud a todos los residentes de California tiene esta semana un voto decisivo en el comité de Apropiaciones antes de pasar al pleno de la asamblea o cámara baja y luego al gobernador Gavin Newsom, quien apoya ese plan.

La iniciativa Ley de Atención Médica Garantizada para Todos o CalCare, podría aprobarse este mes y entrar en vigor en junio.

La propuesta ya fue aprobada en el comité de Salud, se espera que sea refrendada sin problemas en el comité de Apropiaciones con 9 demócratas y 4 republicanos, y pase al pleno de la asamblea que también tiene una mayoría demócrata que respalda la iniciativa.

California se convertiría en el primer estado del país con un seguro de salud universal –similar al que cubre a todos los canadienses–. Este es el mecanismo con que, de aprobarse, va a operar, similar a Covered California.

Si un individuo o una familia compra seguro de salud, tiene que pagar primas altas. Lo que hizo la reforma de Salud del presidente Barack Obama fue reunir grandes grupos de individuos y familias para comprar seguros para todos con descuento por mayoreo y con eso consigue además que las aseguradoras acepten pacientes con enfermedades crónicas.

CalCare va más allá; en lugar de reunir grandes grupos de pacientes para comprar seguro por mayoreo, California presentaría a unos 40 millones de californianos como un solo paciente que compra seguro de salud.

Nadie en California quedaría sin seguro de salud, independientemente de su edad, condición migratoria o estado de salud actual. CalCare eliminaría las primas, los deducibles, los copagos y los co-seguros.

CalCare sería financiado con dinero de agencias gubernamentales federales y estatales junto con fuentes de ingresos adicionales, como un impuesto sobre el patrimonio, que determinará la Legislatura del Estado de California.

La asociación de más de cien mil enfermeras de California respalda el plan CalCare.

Esa asociación informó que pese a avances de Covered California, “casi 3 millones de californianos no tienen seguro médico, mientras que millones más tienen un seguro que no pueden pagar porque sus copagos y deducibles son demasiado altos”.

Indicó que las compañías de seguros privadas reportan ganancias récord, incluso cuando la pandemia de Covid-19 continúa devastando a California, y las bancarrotas médicas están en su punto más alto.

“Las enfermeras conocemos la necesidad y luchamos durante décadas para que todos tengan atención médica garantizada a través de un sistema como CalCare”, dijo Bonnie Castillo, directora ejecutiva de la Asociación de Enfermeras de California.

La bancada republicana en la asamblea se opone a la iniciativa con el argumento de que, al reducir ganancias a las aseguradoras, estas bajarían salarios de médicos y enfermeras, lo que llevaría a una escasez de personal de salud.