Desconocidos mataron la noche del domingo fuera de su casa en Tijuana a la periodista Lourdes “Luby” Maldonado López.

La corresponsal de medios nacionales y directora de su propio noticiero, con cerca de 50 años de ejercer periodismo, estaba dentro de su auto fuera de su casa cuando le dispararon de cerca a la cabeza, en un atentado en el que participó más de una persona, informó la fiscalía estatal en breve comunicado.

Maldonado llegaba a su casa aproximadamente a las 7 de la noche. El asesino llegó a bordo de un taxi que le esperó mientras disparaba a Maldonado y recogía los casquillos para borrar evidencias.

La periodista había pedido personalmente protección al presidente Andrés Manuel López Obrador durante una conferencia “mañanera” del mandatario.

Maldonado dijo al presidente que temía por su vida porque había demandado por incumplimiento de pago y prestaciones al ex gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, dueño de múltiples medios de comunicación. El proceso contra el ex gobernador duró todo su periodo de gobierno.

El presidente de México dijo este lunes que “hay que ven el móvil, si hay vinculación de su denuncia laboral y ver quiénes son los responsables, quienes fueron, si hay autores intelectuales, materiales”.

López Obrador dijo que no se puede vincular automáticamente una demanda con un crimen, y pidió que se haya una investigación a fondo.

La junta de conciliación y arbitraje falló en favor de Maldonado el pasado miércoles, 19 de enero. Un inmueble de Bonilla fue embargado para compensar a Lourdes Maldonado por una cantidad que la periodista calculó en medio millón de pesos, unos $25,000 dólares.

El año pasado dispararon contra su vehículo y Maldonado por ello había aceptado que la integraran al mecanismo de protección, un protocolo oficial para proteger a defensores de derechos humanos y periodistas, pero, de acuerdo con fuentes policiacas,

Lourdes Maldonado aceptó que el mecanismo se limitara a una visita diaria de policía en rondín a quien firmaba en una libreta su presencia.

La comunidad de periodistas de ambos lados de la frontera entre Baja California y el condado de San Diego expresó consternación por el homicidio de Lourdes Maldonado López, el segundo asesinato de periodista en Tijuana en menos de una semana. Apenas el lunes 17 de enero mataron también fuera de su casa al fotoperiodista Margarito Martínez Esquivel.

Con la muerte de Maldonado van tres periodistas asesinados en México en las primeras semanas del año. El 10 de enero, desconocidos mataron de diez puñaladas al periodista José Luis Gamboa, director del medio Inforegio en el Puerto de Veracruz.

De acuerdo con la organización internacional Reporteros Sin Fronteras, México es el país más peligroso para ejercer el periodismo, a menudo más riesgoso que cubrir zonas con conflictos armados.