La posibilidad de que regresen al lado de sus familias los militares veteranos que han sido deportados es cada vez más real, gracias a una iniciativa de la administración del presidente Joe Biden.

“La iniciativa es Miembros Inmigrantes de las Fuerzas Armadas y Veteranos”, dijo a El Latino el dirigente Robert Vivar, al conmemorar el primer aniversario del mural No Abandonar a Nadie en el cuartel de veteranos en Barrio Logan.

Vivar fue el primero en beneficiarse de esa iniciativa el Día de los Veteranos, cuando pudo regresar a San Diego como familiar de militares y defensor de veteranos deportados en Tijuana, donde vivió por lo menos dos décadas.

Como Vivar ahora podrán regresar más veteranos deportados, gracias a una colaboración de los departamentos de Seguridad y Defensa con la Administración federal de Veteranos, con base en guías que presentó el presidente Biden el 2 de julio del año pasado.

“La iniciativa se lanzó oficialmente el pasado 7 de febrero, y ahora se encuentra en una página de internet a la que pueden acceder cualquier veterano deportado o miembro de las fuerzas armadas”, dijo Vivar.

Aparte hay dos iniciativas de leyes en el congreso que buscan agilizar el retorno de los veteranos deportados que ahora se encuentran sin diversas partes del mundo.

Ambas propuestas de leyes buscan eliminar la criminalidad de inmigrantes que solo han cometido ofensas menores y reivindicar la unidad familiar.

La comandante del cuartel 7420 en Barrio Logan, Livier Lázaro, dijo que es necesario que los veteranos que estuvieron dispuestos a entregar su vida por su país adoptivo regresen con sus familias.

La comandante reconoció en especial la fortaleza de la piloto Laura Meza, deportada hace ocho años a Costa Rica.

Desde San José, Meza llamó por teléfono a la comunidad que conmemoró el aniversario del mural en el barrio latino de San Diego.

En el mes de la herencia afroamericana, también llamó desde Kenia el veterano deportado David Bariu.

El proyecto de murales de veteranos deportados ahora alcanza 30 sitios en Estados Unidos.

El mural muestra los rostros de veteranos que luego de ir al frente de batalla han sido deportados, algunos de ellos por infracciones que ahora podrían incluso perdonarse o ameritar multas pequeñas.

Robert Vivar que las personas cuyos rostros están en los murales son héroes de la comunidad inmigrante en Estados Unidos.