CHICO, CA.- “A pesar de que mi vida ha cambiado, Gracias a Dios yo no he cambiado, yo sigo siendo el mismo y el corazón que Dios me dio, sigue siendo el mismo”.

Sergio Covarrubias García, el primer abogado indocumentado en el país en recibir una licencia para ejercer su profesión, responde a las preguntas de El Latino San Diego a 13 años de haber pasado su examen (profesional) de la Barra de Abogados y 8 de la resolución favorable emitida por la Corte Suprema de California.

“Pensé que iba a ser más convertirme en abogado porque no contaba que tenía que luchar casi 5 años para que me pudieran dar la licencia (pues) para mí hubiera sido más facil que me hubieran entregado mi licencia en cuanto pasé la barra como todos los demás, en el 2009, no hasta el 2014”, dijo en entrevista telefónica concedida mientras hacia ejercicio.

Luchó en contra de la marea

Y es que en medio de las expectativas de millones de voces -especialmente por parte de la comunidad Latina- de que se abrieran las oportunidades a las personas valiosas y trabajadoras, sin importar su estatus o condición migratoria, no faltaban entonces las voces de rechazo, incluido del propio gobierno federal.

Un claro ejemplo de ello es la llamada Federación Americana para la Reforma Migrante (FAIR, por sus siglas en inglés), quien el 11 de julio de 2012 emitió un comunicado criticando al abogado de origen mexicano por su petición ante la Corte Suprema del estado para ejercer su profesión, tras haberse graduado (tres años antes) de la Escuela de Leyes Cal Northern.

A pesar que Sergio contaba con el respaldo firme del Colegio de Abogados de California, la portavoz de FAIR, Ira Mehlman declaró entonces: “Esto es una muestra del nivel del absurdo al que ha descendido el debate migratorio”.

La respuesta:

A una década de esa declaración, el abogado que hoy tiene 45 años de edad, responde a quienes siguen teniendo esta postura cuando en pleno siglo XXI se continúa frenando en Estados Unidos la reforma migratoria y el el acta de sueño, pese a ser unas de las principales promesas del presidente Joe Biden durante su campaña política.

Luchar no solo “contra el aparato
político, el racismo y las amenazas”

¿La diferencia que implica entrar como un abogado que tuvo que lograr la residencia legal, siendo un indocumentado -como es tu caso- y quienes están en otra posición?, le preguntamos.

“Oh pues es la gran diferencia es lo que usted miró en facebook, el hecho de que, por ejemplo, Jonathan García (quien es un abogado iniciando su carrera, que trabaja con Sergio), “él pasó (el examen) de la Barra (de Abogados) aquí en Estados Unidos y lo (juramentaron) ese mismo día que recibió la autorización…”

“Pero la gran diferencia”, continuó,” es que cuando uno está indocumentado, especialmente cuando uno es la primer persona que está expuesta a esta situación, va a tener que sufrir cuatro, casi cinco años de lucha contra no solo el aparato politíco y el aparato, bueno… de oposición, el racismo que existe aquí, sino también de las amenazas, los constantes ataques de la gente nativista y racista que no quiere ver a una persona de una minoría sobresalir”.

Reportero: ¿Pero, no entendí, hazme una aclaración, por favor, es el mismo caso el de Jonathan que el tuyo y el de Salvador (Candia)?

Gracias a su decisión, hay
hoy mayores oportunidades

Sergio C. García: Oh, él tiene un permiso especial para estar acá, pero como él existen otras personas que no tienen documentos, (e) independientemente de eso, ellos hubieran tenido la misma experiencia. Al pasar el examen, simplemente les dan su ficha para juramentarse, van y se juramentan. No es ninguna controversia, no es ninguna noticia ya, es simplemente un proceso normal como cualquier persona que es nacido aquí.

Reportero:  Sergio, cuando tu obtuviste tu resolución favorable de parte de la Corte Suprema (en 2014), afortunadamente, dijiste, si mal no recuerdo, este va a servir como un precedente para otros que estén en esa situación va a ser más fácil el proceso. ¿Qué ha ocurrido en el país después de eso, de que otros se hayan beneficiado de este proceso, a partir de tu caso?.

Sergio C. García: Definitivamente, como sabe, me imagino que si siguió la nota en el 2016. Aquí pasamos la AB1159, si mal no recuerdo (presentada a iniciativa del entonces asambleísta Ricardo Lara), y esa ley le permite a todos los profesionistas en California tener licencia. Así es que son dos millones de personas, de acuerdo a Univisión. Ahora, con respecto a abogados, específicamente, después de que nosotros ganamos aquí, inmediatamente La Florida siguió nuestro ejemplo, después New York, luego Maryland, Nuevo México y la lista sigue, ¿verdad?. Hasta el momento, me parece 15 estados, que citando nuestro caso, ahora permiten que las personas sin documentos puedan ser abogados.

Reportero: ¿Lo cual nos permite suponer que ya hay muchas personas que lo lograron a partir de esos 15 (o más) estados que lo lograron, y que ya hicieron esa reforma?

“Se abrió la puerta” para muchas personas

Sergio C. García: Correcto, yo conozco en California aunque sea 3 o 4 personalmente; pero obvio, lo más probable es que existen no 4 o 5, sino 20 o 30, sabrá Dios cuántos y en los diferentes estados pues más (personas), como en La Florida fue José Manuel Sampeiro, en New York fue César Vargas, en Texas también un muchacho que se llama Manuel, así es que sí, definitivamente, Gracias a Dios se abrió la puerta y se abrió para muchas más personas que solo un servidor.

Vale hacer mención que al inicio de la entrevista preguntamos a Sergio, qué ha ocurrido de entonces a la fecha, a lo que respondió:

Un rápido recorrido:

Sergio C. Covarrubias: Rapidito nomas le doy los highlights, como se dice. Del 1 de enero del 2014 en adelante (que es cuando recibe la resolución favorable de la Corte),  después, en mayo 15 del 2015 recibo mi residencia, ajusto mi estatus el 20 de mayo del 2015, así es que un poquito más de un año después. De ahí, después del 2015, me casé, seguimos trabajando, 2016 compramos mi oficina, que es donde está mi despacho, en 2018 compramos nuestra residencia, tu casa,

“Y después más que nada”, afirmó el entrevistado, “durante todo este tiempo, también con la Fundación con la cual ayudamos a los jóvenes, apoyamos a los jóvenes con sus gastos de colegiatura y pues apoyando localmente en lo que se puede. En 2019 pues estuvo un poco tranquilo (y) en el 2020, gracias a Dios, nos bendijo bastante y compramos tres propiedades como inversión, así es que ahorita somos dueños de cinco propiedades de inversión. Gracias a Dios, ahora, la compañía es mucho más fuerte que cuando empezó con 30 dólares”, dijo.

¡Empezó con 30 dólares!

Reportero: ¿Empezó con 30 dólares?, le preguntamos sobre su referencia a su bufete legal.

“Sí”, respondió con una sonrisa, “el primer día que estuve como abogado tenía 30 dólares en mi cuenta y ahorita creo que mi firma está valuada en $10 millones, más o menos”.

Hoy Sergio es un hombre feliz y dedicado de tiempo completo a su trabajo como abogado. Apoyado moral y anímicamente en lo familiar por sus padres Salvador Covarrubias, su madre, Albertina García, su esposa Amaydani Serna y mimados por la presencia del bonito y simpático perrito Drake: “Es el mero jefe de la oficina”, dijo sonriendo.

Algo más que quieras agregar, le preguntamos:

“Oh, nada más que simplemente estamos muy contentos también por Salvador. Estuvimos siguiendo su celebración y yo sabía que estaba en ese proceso, ¿verdad?. De hecho habíamos enviado una carta a su favor también, así que definitivamente sabía que estaba tratando de hacer su sueño realidad. Estamos muy contentos por él también”.

Reportero: ¿Te acuerdas cuando estuviste (en un negocio de pizas) en National City durante una celebración, (la cual, por cierto, fue organizada por Herencia Hispana California, que encabeza Salvador Candia).

Día Nacional de Sergio C. García

Sergio C. García: Claro que sí, si recuerda ese día, San Diego me dedicó el día y todavía tengo el document donde dice que el 9 de febrero de 2014 (fue proclamado) como El Día Nacional de Sergio C. García.

Y en la despedida de la entrevista, luego de que le agradecimos por seguir siendo un hombre humilde, sencillo y de gran corazón, pese a ser un gran ejemplo y haber superado fuertes adversidades para convertirse en una persona exitosa y feliz, escribió:

“Para mi la más grande bendición es que a pesar de todo lo que tuve que pasar, Dios no haya dejado que se me endureciera el corazón y me dejó seguir siendo la misma persona humilde de siempre”, subrayó.

e izquierda a derecha en la gráfica: Los abogados Jonathan García y Sergio C. García. Foto-Cortesía, cuenta de Facebook de Sergio C. García.
El abogado cuando visitó San Diego, en 2014, y fue recibido en el aeropuerto por Salvador Candia, dos inmigrantes latinos de nacionalidad mexicana, ejemplares y trabajadores, que demuestra la erronea y tergiversada postura de los nativistas y racistas. Foto-Cortesía: Salvador Candia.