SAN DIEGO.- California es el estado donde se registra el mayor número de robos de catalizadores de automóviles en Estados Unidos.

Se estima que más del 30% de las denuncias por este hurto a nivel nacional se presentan en el denominado estado dorado.

“En esta problemática los convertidores no se pueden identificar de ninguna manera por lo que es difícil para los oficiales y mi oficina poder hacer responsables a los criminales”, informó Summer Stephan, fiscal de distrito del Condado de San Diego, a través del canal oficial de youtube de la dependencia.

De acuerdo a la fiscalía sandieguina, los robos de convertidores catalíticos han incrementado en la región hasta 423 por ciento en el último año.

Durante el 2020 se registraron 393 casos mientras que en el 2021 se presentaron más de 2,000 denuncias ante las agencias policiacas del Condado de San Diego.

El Proyecto de Ley 919 pretende evitar la venta clandestina de catalizadores. Foto José Antonio Avilés

MILES EN PÉRDIDAS

Solo bastan unos cuantos minutos para que los amantes de lo ajeno arranquen la pieza de cualquier carro.

Estos actos ilícitos generan ganancias de cientos de dólares a los delincuentes pero los afectados gastan miles de dólares para pagar el reemplazo.

De acuerdo a los mecánicos, un convertidor catalítico puede costar hasta 3 mil dólares según el modelo del automóvil.

A veces el dueño del vehículo tiene que esperar varias semanas para que le realicen la reinstalación porque no siempre están disponibles.

PROYECTO CONTRA EL DELITO

Una nueva iniciativa pretende hacerle frente a esta incidencia delictiva con castigos ejemplares.

El Proyecto de Ley 919 presentado por el senador Brian Jones en conjunto con la Fiscalía de Distrito de San Diego y el Departamento de Policía de Chula Vista busca crear registros de piezas para evitar la venta clandestina de catalizadores.

“Lo que esta ley hará es que los convertidores catalíticos puedan ser reconocidos por un número de identificación del vehículo y de esta manera se podrá detenerlos porque no se podrá revender el producto, porque se vende en el mercado por el metal que contiene y lo hacen por precios altos y así se puede identificar que viene de un robo”, destacó Summer Stephan.

La iniciativa de ley también busca regular la venta de catalizadores usados para que los encargados de recicladoras sólo compren productos que tengan un número a la vista.

Además se realizará un registro de vendedores para que en caso de que se detecte una actividad delictiva sean puestos a disposición de las autoridades. 

Las multas y el tiempo de permanencia en prisión para quienes compren, vendan o posean un convertidor catalítico robado también aumentarán.  El proyecto de ley será analizado el 4 de abril de este año por el Comité de Desarrollo Comercial, Profesional y Económico del Senado de California y se espera que en cuestión de meses se determine un veredicto.