Durante unos tres meses, cuatro estaciones de registro de violaciones al pago de peaje en la carretera de cuota 125 estuvieron sin funcionar a lo largo de Chula Vista, lo que ocasionó pérdidas de por lo menos 1.8 millones de dólares, según una auditoría.

La Asociación de Gobiernos del Condado de San Diego (SANDAG) podría haberse enterado del problema, pero la situación siguió cerca de un trimestre el año pasado.

El economista principal de SANDAG, Ray Major, dijo que un contratista independiente de mantenimiento desconectó el sistema de registro de violaciones al pago de peaje en Chula Vista para usar en préstamo partes del sistema y usarlos en otros lectores que estaban averiados.

Cuando el contratista independiente del que no se proporcionó el nombre terminó de hacer reparaciones, simplemente dejó sin volver a conectar el sistema.

La desconexión fue entre las entradas y salidas con cobro en Birch y San Miguel, todas dentro del tramo de Chula Vista.

Una auditora de SANDAG se percató de la situación cuando una persona denunció en el portal de la misma asociación, SANDAG, lo que estaba ocurriendo, de acuerdo con un reporte que publicó inicialmente inewsourse.

Aparentemente lo que sucedió es que cuando personas que cuando conductores que usaban la carretera de cuota pero violando el pago de peaje notaban que no les llegaban multas por correo, seguían usando la carretera sin pagar.

SANDAG administra la 125 mediante un contrato de arrendamiento que terminará de pagar en el 2042.

La alcaldesa de Chula Vista, Mary Casillas Salas, ha criticado la cuota de la carretera 125 porque desanima a potenciales consumidores de comercio de la ciudad, lo que obstaculiza el desarrollo económico de la ciudad.

La alcaldesa quiere que se refinancie la deuda de la 125 porque los residentes de Chula Vista “somos los únicos que pagamos por la carretera de peaje”.