La Corte Federal en San Diego sentenció a entre 18 y 33 meses de prisión y a entregar y reponer cerca de 1.5 millones de dólares a tres hombres que durante años robaron datos de tarjetas en gasolineras y cajeros automáticos.

De acuerdo con una investigación de los servicios Secreto y Postal, Davit Simonyan, Vahram Simonyan y Arsen Galstyan usaban la información que sustrajeron para hacer tarjetas de crédito y débito falsas.

Los tres residentes de San Diego son parte de un grupo de siete personas que se han declarado culpables de cometer ese mismo tipo de delito en distintos puntos del país. Los participantes en San Diego sustrajeron datos de tarjetas entre el 2017 y el 2020, de acuerdo con la fiscalía federal.

El dinero que la corte del decomisó y el que les ordenó restituir suma en total un millón, 448 mil 604 dólares.

El grupo robaba información de tarjetas de crédito y débito de víctimas mediante el uso de dispositivos instalados en surtidores de gasolina y cajeros automáticos. Con la información robada, hicieron una serie de tarjetas no autorizadas que luego usaron para comprar giros postales y hacer retiros de las cuentas de las víctimas.

Según documentos judiciales, el fraude afectó a consumidores en Nueva York, Illinois, Missouri, Oklahoma y en todo el sur de California, incluido el condado de San Diego.

Davit Simonyan también organizó por lo menos un accidente automovilístico falso provocó el riesgo imprudente de lesiones corporales graves para cometer fraude de seguros. Ahora los siete implicados se han declarado culpables y solo falta dictar sentencia el 4 de mayo al último de ellos.