Las autoridades estadounidenses anunciaron el viernes el descubrimiento de un túnel de narcóticos transfronterizo de casi 1,800 pies de largo que se extendía desde Tijuana, México hasta un almacén en Otay Mesa.

El pasadizo subterráneo tenía aproximadamente 1,744 pies de largo, 61 pies de profundidad y 4 pies de diámetro, con paredes reforzadas, un sistema de rieles, electricidad y un sistema de ventilación, según el fiscal federal Randy Grossman.

El túnel estaba conectado a un almacén aproximadamente 300 pies al norte de la valla fronteriza entre EE. UU. y México en 9986 Vía De La Amistad, Unidad A, en San Diego.

“No hay más luz al final de este narcotúnel”, dijo Grossman. “Derribaremos todas las rutas subterráneas de contrabando que encontremos para evitar que las drogas ilícitas lleguen a nuestras calles y destruyan a nuestras familias y comunidades”.

Seis fueron acusados de conspirar para distribuir 1,762 libras de cocaína, incluido Mario Jaramillo de Huntington Beach; Adrián Enríquez de Perris; Juan Cruz de San Ysidro; y Vanessa Ramírez, Luz de Luna Olmos y Manuel Pérez de San Diego.

Las autoridades también incautaron 164 libras de metanfetamina y 3.5 libras de heroína del túnel. Olmos y Ramírez también están acusados de tráfico de metanfetamina y heroína.

Los agentes del orden público de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) descubrieron el túnel el viernes poco después de la medianoche mientras vigilaban una residencia de National City. Esa residencia fue utilizada como escondite el 2 de marzo, lo que resultó en el arresto de una persona y la incautación de 28 kilogramos de cocaína.

Según la denuncia federal, los funcionarios observaron a Olmos y Ramírez alejarse de esa residencia de National City en una camioneta Nissan Frontier plateada alrededor de las 11:45 a.m. hacia la tienda Harbor Freight Tools en Chula Vista. La pareja recuperó grandes cajas de cartón de un contenedor de basura y luego entró a la tienda para comprar carritos con ruedas que generalmente se usan para mover artículos pesados.

Las mujeres regresaron a la residencia y descargaron la camioneta. Olmos partió de la residencia alrededor de las 1:20 p.m. a una tienda Walmart, donde compró cajas de cartón adicionales y las transportó de regreso a la residencia.

Aproximadamente a las 2:30 p.m., Ramírez condujo la camioneta desde la residencia hasta un almacén y regresó a la residencia casi dos horas después. Los arrestos y las incautaciones de drogas finalmente se produjeron después de una vigilancia continua.

Desde 1993, las autoridades han descubierto 90 pasajes subterráneos en el sur de California. La policía clasifica a 27 de ellos como sofisticados.

El último túnel transfronterizo descubierto en el sur de California fue el 19 de marzo de 2020 por agentes federales del Grupo de Trabajo de Túneles de San Diego. El túnel se extendía más de 2,000 pies desde un depósito en Tijuana hasta un depósito en Otay Mesa. Los agentes federales incautaron alrededor de 1300 libras de cocaína, 86 libras de metanfetamina, 17 libras de heroína, 3000 libras de marihuana y más de dos libras de fentanilo.

Según la Administración de Control de Drogas de EE. UU., el valor estimado en la calle de las drogas fue de $29.6 millones. El agente especial a cargo de HSI San Diego, Chad Plantz, dijo que la comunidad policial en San Diego tiene múltiples grupos de trabajo de investigación que priorizan la detección de túneles.