SAN DIEGO.- Para la comunidad que ha crecido y se ha desarrollado física, social y espiritualmente utilizando los servicios de Jackie Family YMCA, la mañana del viernes 24 de junio será un día para recordar.

Y es que ahí estuvieron miembros, directivos e invitados especiales para vivir un momento histórico para este centro familiar del sur de San Diego: la apertura del nuevo centro acuático con la ceremonia de corte del listón.

Profundo sentido comunitario

Luego de que Amos Johnson, Pastor-Reverendo Emérito de la Iglesia Nueva Creación pidiera, en alabanza, por el éxito de este proyecto acuático, la directora ejecutiva de Jackie Robinson Family YMCA, Anna Arancibia, destacó el carácter comunitario del mismo y las opciones que se le abren al público para utilizar los servicios.

Y es que la comunidad de esta organización la forman tanto los miembros, como los directivos y los empleados de la misma.

Objetivo: Aprender a nadar

Un claro ejemplo de esta unidad de apoyo y trabajo comunitario lo sintetiza una trabajadora de las instalaciones, Socorro Guzmán, quien independientemente de laborar en el área de limpieza, ha tenido un objetivo específico:

Aprender a nadar como lo hizo en el pasado su hija Edith, quien hoy es una destacada universitaria Latina pero quien aprendió en la antigua piscina cuando tenía 5 años de edad.

Y este sentido humano, de colaboración y de integración familiar fue destacado por Todd Tibbits, presidente y CEO de YMCA of San Diego County, quien resaltó el espíritu comunitario que, dijo, siempre ha prevalecido entre sus miembros.

Los niños se alistan para arrojarse a la flamante piscina mientras reciben orientación de una instructora de nado (salvavida).
“Ícono de esperanza, igualdad y vida saludable”

Con anticipación se entregó un comunicado a los medios de prensa en el que se destaca que The Jackie Robinson Family YMCA “es una institución que ha servido a San Diego desde 1943 y sirve como un ícono de Esperanza, igualdad y vida saludable”.

También se recordó que en 1967 fue construida la alberca de tres carriles, que fue cerrada, sin enmbargo en marzo de 2015 , dejando a la comunidad del sureste de San Diego sin un lugar para nadar.

Se indicó asimismo que “el nuevo centro acuático de última generación se inauguró en octubre y cuenta con una piscina de seis carriles” (el doble que la primera) y una extension de 25 yardas.

Cuenta también, se agregó,  con “una zona de natación abierta y una área de chapoteo para niños, con varias lecciones de natación y seguridad en el agua, natación familiar, competencia, rehabilitación y programa de acondicionamiento físico”.

La oportunidad para niños, como la tuvo Edith cuando tenía 5 años o ahora su madre Socorro, en su calidad de adulto, para aprender a nadar se abre a toda una comunidad que celebró durante el acto del corte del listón, un hecho considerado como histórico para sus miembros.

Todd Tibbits, presidente y CEO de YMCA of San Diego County, quien resaltó el espíritu comunitario que siempre ha prevalecido entre sus miembros.