SAN DIEGO.-  La aparición de nuevas variantes; el exceso de confianza de personas que ya han sido vacunadas y la apatía y cerrazón de las que no, ha encendido focos rojos de que el COVID-19 pudiera regresar con fuerza.

De acuerdo a datos de la Escuela de Medicina Johns Hopkins University, actualizados al lunes 1 de agosto de 2022, en los últimos 28 días se habían registrado 52 mil 693 contagios de COVID-19 y 68 fallecimientos. El centro de investigación contabilizaba un acumulado, desde que inició la pandemia a la fecha, de 954,080 contagios y 5 mil 417 muertes a causa de la enfermedad.

El número de contagios contabilizados en la página oficial “COVID-19 in San Diego County” y actualizada al 1 de agosto, es ligeramente menor que la de Johns Hopkins, con 887 mil 636 casos de contagio acumulado, aunque coincide en el número de muertes.

Salto respecto al reporte previo

La página oficial del Condado de San Diego  32 mil 669 hospitalizaciones y 5 mil 417 muertes, cifas muy superiores, estas dos últimas, al reporte previo de los datos de la propia página (de 319 hospitalizaciones y 8 fallecimientos).

Dicha página también muestra el comportamiento de la semana del 25 al 31 de julio en el que el mayor número de contagios o casos positivos se registró el 26 de julio, con 1,956, seguido por el 29 de julio con 1909 y una sensible reducción al 31 de julio, de 897 casos.

Por condados, el de Los Angeles es el que tiene el mayore número de casos de contagio y muertes, seguidos por los de Riverside, Orange, San Bernardino y San Diego.

“Contra enfermedades graves, no contra infecciones”

De 20 variantes identificadas como Omicron-Like, las del linaje denominados BA 4.2, BE.3 y BA.5.2.1, figuran entre las tres primeras de las diez que han tenido el más rápido crecimiento. El virólogo de Johns Hopkins University, Andy Pekosz, respecto a las continuas mutaciones que observan las versiones de omicron en circulación, record que “las vacunas funcionan contra enfermedades graves, no contra infecciones”.