SAN DIEGO.- El histórico goleador del equipo de fútbol Xolos de Tijuana, Raúl Enríquez, fue detenido por presunto tráfico de personas y permanecerá bajo custodia por lo menos hasta el mes de octubre cuando se realice la segunda audiencia de su caso.

La noticia de su detención sorprendió a muchos aficionados al ser uno de los ex jugadores más populares por su legado como delantero en la escuadra canina.

El ex futbolista fue aprehendido la madrugada del 11 de septiembre cuando un oficial de Aduanas y Protección Fronteriza descubrió a dos personas ocultas en la cajuela del auto en el que intentaba ingresar a San Diego por la garita de Otay de Tijuana.

El originario de Colima, quien alguna vez portó con orgullo el atuendo rojo y negro de la escuadra fronteriza, hoy viste un uniforme color caqui dentro del Centro Correccional Metropolitano de San Diego.

El próximo mes podría determinarse el futuro legal del ex jugador. Foto José Antonio Avilés

Su primer audiencia se desarrolló el pasado 15 de septiembre en  la corte del Distrito Sur de California.

Con un semblante serio, sin esposas y portando un cubrebocas, se presentó en el juzgado ante la juez Allison Goddard.

Ese día su defensa legal, el abogado Anton Vialtsin, solicitó que se extendiera la fecha de su próxima presentación en la corte la cual estaba programada inicialmente para el 22 de septiembre.

La juez aceptó la petición y se fijó el martes 11 de octubre para que se realice la segunda audiencia formal para que presenten pruebas por parte de la fiscalía y del imputado.

La defensa legal decidió no solicitar el derecho a fianza del mexicano por lo que asumió la responsabilidad de permanecer detenido hasta el siguiente mes.

“Tuvimos una audiencia de detención, donde teníamos la oportunidad de pedirle a la juez una fianza, decidimos no hacerlo y estipular la detención o aceptar la misma pero tenemos la oportunidad de regresar y solicitarla”, declaró el abogado del ex jugador de la Liga Mexicana de Futbol.

DETALLES DE SU CAPTURA

A  las cinco de la mañana con ocho minutos del 11 de septiembre fue detenido Raúl Enríquez en uno de los carriles sentri del puerto fronterizo de Otay.

De acuerdo al reporte oficial, un agente de CBP realizó una inspección a la camioneta Cadillac en la que viajaba el mexicano y localizó a dos mujeres en la parte trasera de la unidad.

Tras el hallazgo fue esposado y permaneció más de cinco horas bajo custodia.

En una entrevista videograbada por la autoridad fronteriza, el ex jugador declaró que desconocía que viajaban las dos mujeres en su camioneta y añadió que esa mañana se dirigía hacia Santa Ana, California, para jugar un partido de fútbol.

Las personas localizadas en su camioneta fueron identificadas con los nombres de Maribel y Araceli, ambas mexicanas y sin documentos legales para ingresar a Estados Unidos.

Al rendir su declaración preliminar, ellas declararon haber hecho tratos con traficantes de personas para pagar de 15 mil a 18 mil dólares cada una para internarlas en territorio estadounidense y coincidieron en que el conductor del Cadillac les dijo que se encontraban a cinco minutos de la garita.

Hasta el momento, el ex delantero de futbol se encuentra bien de salud dentro del centro correccional.

“Dadas las circunstancias está bien ya que se encuentra bajo custodia”, declaró el abogado Vialtsin. El próximo 11 de octubre Raúl Enríquez se presentará nuevamente en la corte donde se podría determinar su futuro legal.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.