SAN DIEGO.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizó una audiencia especial para dar seguimiento a la muerte del mexicano Anastasio Hernández Rojas quien falleció el 28 de mayo de 2010 durante un altercado con oficiales de la Patrulla Fronteriza en San Diego.

Por primera vez desde que se registró la muerte del mexicano, la CIDH escuchó los argumentos de la familia y testigos que presenciaron el uso de la fuerza letal.

Durante la audiencia realizada de manera virtual se presentaron argumentos que revelaron la carencia de mecanismos para fincar responsabilidades por parte del gobierno estadounidense.

“Había como trece personas rodeándolo, se mira cómo lo patean, cómo le jalan sus ropas, todas esas personas eran uniformadas”, recalcó la viuda del mexicano, María Puga.

Anastasio Hernández Rojas falleció el 28 de mayo de 2010. Foto archivo

Uno de los testimonios más relevantes fue el de un ex trabajador mexicano del Instituto Nacional de Migración que se encontraba laborando en la Garita de San Ysidro el día de los hechos.

El testigo Rafael Barriga contó la manera en que los elementos migratorios fueron omisos para solicitar apoyo médico, a pesar de que Anastasio Hernández ya se encontraba inconsciente a causa de las descargas eléctricas a las que fue sometido en varias ocasiones.

Los abogados de la familia del mexicano han señalado que  los agentes fronterizos han ocultado, destruido y manipulado pruebas para obstruir la investigación.

Durante la audiencia, María Puga agradeció a la CIDH que su voz fuera escuchada para buscar resarcir el daño causado a su familia.

El gobierno de Estados Unidos tendrá 30 días para contestar los cuestionamientos planteados por la Comisión ya que al momento de la audiencia  los representantes de autoridades estadounidenses se reservaron su derecho de responder bajo el argumento que enviarán de manera privada las respuestas.

RECONOCIMIENTO GUBERNAMENTAL

A través de la página oficial de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Gobierno de México reconoció la decisión de la CIDH de llevar a cabo la audiencia con el fin de escuchar argumentos orales, revisar evidencias documentales y testimonios.

El caso es considerado emblemático porque ilustra el uso excesivo de la fuerza y la carencia de mecanismos para fincar responsabilidades, lo que ha impactado negativamente a personas mexicanas.

Anastasio Hernández fue golpeado y electrocutado por agentes de la Patrulla Fronteriza por ello el Consulado General de México en San Diego ha dado seguimiento puntual al caso, el cual contempló en una primera instancia una demanda civil en contra de las autoridades estadounidenses. Los abogados consultores de esa representación, Eugene Iredale y Adrián Martínez, así como el abogado Guadalupe Valencia, alcanzaron un acuerdo extrajudicial para otorgar a la familia una compensación por un millón de dólares.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.