Una nueva opción para vestir es la que ofrece Runaway Dresses for Rent, una boutique ubicada en la ciudad de Chula Vista, en donde toda mujer puede obtener los mejores vestidos de fiesta sin desembolsar una fortuna.

El secreto para vestir bonito sin pagar tanto es que en lugar de comprar las prendas usted tendrá la opción de rentarlas, así mismo, rentar en vez de comprar.

Selene Franklin, reconocida en la región por su participación en eventos de belleza y ahora propietaria de Runaway Dresses for Rent,  se dio cuenta que un negocio de este tipo hacia falta en la región.

“La idea nació de la necesidad que tenemos muchas mujeres de usar ropa para distintas ocasiones”, dice Selene Franklin, “comprar un vestido para cada ocasión es muy caro sin embargo, rentarlo es una opción eficiente y al alcance del bolsillo de toda mujer”.

La empresaria relata que recorrió las calles de Chula Vista y ciudades cercanas para comprobar que no había ninguna tienda de este tipo y que no solo no había sino que era una importante necesidad.

Se manejan vestidos de cóctel y de noche accesorios, zapatos y bolsas.

“Lo único que se renta son los vestidos”, dice Franklin, “los accesorios y zapatos están a la venta”.

El negocio ha tenido un buen recibimiento. “Muchas mujeres incluso me traen sus vestidos y los ponemos en renta, si los colocamos entonces les hacemos su pago”, explica Franklin, “esta es una forma de que la inversión produzca algo y que no se quede en el closet”.

El costo de renta de los vestidos varia. Se pueden encontrar prendas de los $60 dólares en adelante. “Tenemos prendas con materiales de alta calidad”, explica Franklin, experta en moda.

Los planes para Runaway Dresses for Rent son la expansión a una bodega más grande y ampliar la variedad de vestidos.