SAN DIEGO. – Juan Pablo Sánchez, propietario y operador del negocio de comida mexicana, “Supercocina” dijo que a raíz de la pandemia “tuvimos, obviamente, que cambiar todo un esquema de trabajo que habíamos tenido por muchos años, tuvimos que cambiar cómo manejábamos el negocio, reestructurarnos”.

La entrevista con este emprendedor se hizo al término de una visita que durante la segunda quincena de abril reciente el alcalde de San Diego, Todd Gloria y parte de su equipo hicieron a este restaurante, que hace 32 años fue fundado por los padres de Juan Pablo, Andrea Andrew y Fernando Sánchez, una familia de inmigrantes procedente del estado de Veracruz, México.

Dijo que a través (del gobierno) “de la ciudad y otras organizaciones, nos ayudaron a poder hacer esta transición”.

Menos burocracia, considera

“Entonces, fue una ayuda que nos dio la oportunidad de sentar pies y ver cómo íbamos a sobrevivir en una pandemia que la verdad no había ni un antecedente, no sabíamos cuanto iba a durar y seguimos igual, ¿no?”, señaló el entrevistado.

Sánchez indicó que las ventas en el restaurante han bajado, “llegamos a estar en el 50 o 60% nos pegó muy fuerte, la verdad; (aunque) ahorita ya estamos como al 70%”.

Reconoció que la solicitud de préstamos ha sido de por si “complicada, debido a que se hace mucha burocracia; te intimida, piensas por qué voy a meter en esto”.

Pero agregó que “gracias a este nuevo gobierno (municipal) se está dando no nada más el servicio de dinero, sino también se está haciendo un equipo que te lleva de la mano por toda la cuestión burocrática, que es lo que, la verdad, es lo difícil”.

“Algo que nadie lo pensó y la verdad hace la gran diferencia.

Ya cuando entró esta administración, entró un equipo que nos ayudó y nos llevó de la mano, paso por paso”, continuó Juan Pablo Sánchez.

Llama a que accedan a los  fondos, negocios impactados

Al preguntarle si este proceso de eliminación de trabas burocráticas se ha dado sólo en el caso de los restaurantes, dijo que en “todos los negocios. Yo hablo por los restauranteros, pero sé que a todos””.

“Y más a la comunidad latina que por la misma cuestión del idioma y eso, nos da pena, preferimos no meternos. Yo creo que a la gente (es necesario) que le de un poco de confianza y la verdad es que hay acceder a esos fondos, que ahí están”, consideró.

Juan Pablo Sánchez hizo también una consideración y advertencia: “La pandemia no se ha acabado y a veces yo siento que la gente ya está tomando exceso de confianza y creo que puede haber otro brote y desgraciadamente esto no es nada más en cuestión económica, sino en cuestión de vidas”.

“Entonces”, concluyó, “la verdad tenemos que ser más conservadores en la forma de trabajar nuestros negocios. El panorama a largo plazo se ve bueno, pero no hay que quitar el dedo del renglón”.