U

n pequeño grupo de individuos ultrarricos podría ayudar a resolver el hambre en el mundo con solo una fracción de su patrimonio neto, dice el director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.

Los multimillonarios deben “dar un paso al frente ahora, por una sola vez”, dijo David Beasley en una entrevista en el programa Connect the World de CNN con Becky Anderson que se emitió este martes, citando específicamente a los dos hombres más ricos del mundo, Jeff Bezos y Elon Musk.

“US$ 6.000 millones para ayudar a 42 millones de personas que literalmente van a morir si no los ayudamos. No es complicado”, agregó. 

El director ejecutivo de Tesla, Musk, tiene un patrimonio neto de casi US$ 289.000 millones, según Bloomberg, lo que significa que Beasley está pidiendo una donación de solo el 2% de su fortuna. El patrimonio neto de los multimillonarios estadounidenses se ha casi duplicado desde que comenzó la pandemia, situándose en US$ 5,04 billones en octubre, según los grupos Institute for Policy Studies y Americans for Tax Fairness.

Una “tormenta perfecta” de varias crisis, como el cambio climático y la pandemia de covid-19, significa que muchas naciones están “llamando a la puerta de la hambruna”, dijo Beasley.

La mitad de la población de Afganistán —22,8 millones de personas— se enfrenta a una aguda crisis de hambre, según un reporte del PMA publicado el lunes. El desempleo desenfrenado y la crisis de liquidez significan que el país se tambalea al borde de una crisis humanitaria y 3,2 millones de niños menores de cinco años están en riesgo, concluyó el reporte.