Washington, DC— La corte más alta del país escuchó los primeros argumentos del caso Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization, que trata de la prohibición de abortos después de 15 semanas, lo cual se opone a las 24 semanas que sun legales bajo la decision de 1973,  Roe v. Wade. 

El caso se originó en el 2018 cuando Jackson Women’s Health Organization, una clínica que brinda servicios y ayuda para conducir abortos, desafio la ley estatal conosida como de edad gestacional (Gentarional Age Act en ingles), la cual dijo que abortos despues de 15 semanas solo podrian hacer si habian casos de emergencia medica, o anomalías fetales. Esto no incluye violación ni incesto. 

En efecto, esta ley también contradice las decisiones de Planned Parenthood of Southeastern Pa. v. Casey de 1992 que sostenía que “un Estado no puede prohibir a ninguna mujer tomar la decisión final de interrumpir su embarazo antes de la viabilidad”.

La audiencia de este caso comienza en un momento en que los jueces conservadores, instalados por la administración de Trump, han considerado la posibilidad de oponerse y socavar el fallo de los casos históricos que defendieron los derechos de las mujeres a decidir sobre el aborto.

Según el guión del primer día, parece haber escepticismo por parte de algunos de los jueces.

Recomendamos leer: Dónde se pelearán las batallas sobre el aborto este año

Brett Kavanaugh dio a conocer durante la audiencia que la corte superma no era pro-vida o pro-decisión, agregando también que si los peticionarios serian exitosos entonces “la mayoría de los estados o estados todavía podrían o – y presumiblemente seguirían permitiendo libremente el aborto en muchos estados; algunos estados podrían hacer eso incluso si prevalece bajo su punto de vista”, gestiono el juez. 

Por su parte, la líder demócrata de la cámara de representantes, Nancy Pelosi (D-Calif), reafirmó su postura sobre la defensa de los derechos de las mujeres en un mediado de comunicación.

“Los republicanos están tratando de controlar los derechos de las mujeres en relación a su cuerpo, su familia, y están tratando de criminalizar a los médicos profesionales que dan esos servicios de ayuda a ellas”.

El estado de Mississippi no es el único que está desafiando las decisiones de Roe v. Wade. Texas paso un bill en el senado en noviembre que prohíbe el aborto casi en seis semanas, o cuando una corazonada/pulsada es detectada. Está en efecto porque la corte suprema no dirigió la audiencia para oponer o sostener esta decisión. 

Bajo esta ley los ciudadanos privados pueden demandar, con incentivas de recompensa, a aquellas personas que piensan o han tenido un aborto después de que el pulso del corazón se haya detectado.  

“La Cámara está comprometida a defender la salud de las mujeres y sus derechos, y a convertir nuestra Ley de Protección de la Salud de la Mujer, la cual es dirigida por la congresista Judy Chu, para proteger la atención médica reproductiva para todas las mujeres en todo Estados Unidos “, dijo la líder demócrata. 

Artículo relacionado: Nora Vargas, se convirtió en la primera vicepresidenta latina en la organización Planned Parenthood en el estado de California.