La administración del presidente Joe Biden reinició este martes el programa “Quédate en México” en la frontera entre Tijuana y San Diego.

Hasta 9,000 migrantes tendrán que aguardar en Tijuana procesos a peticiones de asilo, de acuerdo con cálculos de organizaciones y albergues, que temen que el cúmulo de migrantes desborde la capacidad de refugio en la región.

El Centro Legal para la Defensa de los Migrantes confirmó que a las organizaciones en California les avisaron que el lunes comenzaría la nueva fase del programa que impuso Trump y ahora continúa la administración Biden.

Directores de algunos albergues para migrantes en Tijuana confirmaron por su parte que se les informó que le programa reiniciaba este martes con la coordinación de la Organización Internacional para Migraciones (OIM), de la Agencia de Naciones Unidas para la Migración.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en la frontera de California advirtió que el programa pondrá en riesgo la seguridad de numerosos migrantes en la lregión.

La reimplementación del programa Permanecer en México en San Diego someterá innecesariamente a muchas personas que buscan asilo a traumas, sufrimiento y violaciones del debido proceso” que necesitan llevar ante cortes de migración, advirtió la ACLU.

“Los mismos daños que estaban bien documentados en su implementación anterior continuarán a menos que se ponga fin por completo a Permanecer en México”, dijo la organización nacional. 

Durante el gobierno de Trump, más de 70,000 personas que buscaron refugio en Estados Unidos tuvieron que esperar en la frontera mexicana, donde no tenían acceso a abogados o a servicios sociales, ni a refugio, alimentación y otras necesidades. Muchos fueron separados de sus familias y seres queridos.

De acuerdo con cálculos de la ACLU, durante el periodo anterior del programa, hasta 14,000 personas aguardaron en Tijuana y en menor cantidad en Mexicali procesos de asilo ante la corte de migración de San Diego.

La ACLU pidió esta vez “a la administración Biden a rescindir permanentemente de ‘Permanecer en México’ y terminar de inmediato todas las demás medidas que obstruyen el acceso al asilo, incluido el Título 42, otra disposición injusta que rechaza a las personas en la frontera con el pretexto de la salud pública”.

Bajo Título 42, una presunta medida de protección sanitaria, la patrulla fronteriza está autorizada a ignorar peticiones de asilo de familias que se entregan y a regresar a los migrantes de forma inmediata a la frontera mexicana, inclusive por el mismo sitio donde cruzaron a Estados Unidos.