SAN DIEGO.- Es imperativo mejorar la infraestructura en la frontera entre California y Baja California para crear empleos y promover la inversión para ambos países.

Lo anterior se puso de manifiesto en la 38th Annual San Diego County Economy Roundtable (38 Mesa Redonda Anual de Economía del Condado de San Diego), organizada por Knsuss School of Buisiness de la Universidad de San Diego (University of San Diego) efectuada en forma virtual en prevención del COVID-19.

Allan Gin, profesor e investigador en Economía de la Universidad de San Diego (University of San Diego), abrió la mesa redonda y presentó los aspectos más destacados del estudio The Cali Baja Regional Economy, Production, Employment, Trade & Investment, realizado por investigadores de ambos países.

“Se necesitan con urgencia”

“Se necesitan con urgencia inversiones continuas en infraestructura, incluida la construcción del puerto de entrada de de Otay Mesa Este para camiones y vehículos comerciales, para permitir que la región de CaliBaja contribuya al crecimiento de la producción y el comercio entre Estados Unidos y México, en las próximas décadas”, se advierte en el estudio.

“Combinando las economías fronterizas del estado estadounidense de California y el estado mexicano de Baja California”, menciona la investigación, “la economía regional de CaliBaja es la zona económica integrada más grande a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México”.

Importante comercio transfronterizo

Luego pasa a dar datos y cifras globales: La región fronteriza Cali-Baja  está integrada por alrededor de 7 millones de habitantes, $250 mil millones en su Producto Interno Bruto (Gross Domestic Product, GDP) y $70 mil millones por concepto de comercio transfronterizo.

Pérdida de empresas y empleos

Aunque la industria de manufactura dedicada a la fabricación de equipos de audio y video (de CaliBaja), destaca el estudio, había tenido un gran pujanza, en la década comprendida entre el 2008 y 2018 “ha ido en declive, con 2,000 empleos perdidos y una caída de $600 millones en valor agregado entre 2008 y 2018”.

Se ejemplifica en el estudio mostrado por Allan Gin que en 2008, en la región Cali-Baja existían 50 empresas de este ramo que empleaban a 31 mil 609 trabajadores, y diez años después había 40 empresas, con 28 mil 721 empleados. Y “durante ese mismo período, el valor agregado de este sector disminuyó en más de $600 millones”.

Alza en manufactura de
dispositivos médicos

La fabricación de dispositivos médicos, por el contrario, ha estado al alza, como ocurre con la creciente demanda de este sector en ambos lados de la frontera, de acuerdo con el estudio.

Se observó, se indica en el mismo, un crecimiento en número de empresas y empleados, habiendo aumentado en la década de 2008 al 2018 de 297 a 353 unidades de producción y de 43 mil trabajadores a poco más de 74 mil 331 empleados, con 53 mil 941 en la ciudad de Tijuana, 9 mil 906 en San Diego y 6 mil 675 en Mexicali.

A manera de conclusión se indica que “como una economía binacional, CaliBaja es más que la suma de sus partes y se debe invertir, además de infraestructura, en educación en investigación  STEM  (que engloba Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), para ayudar a las industrias de ambos lados de la frontera a mejorar productividad e innovación.

Y otra conclusión es que “el gobierno, los negocios y los líderes cívicos “necesitan tomar decisiones basados en evidencia para desarrollar políticas e iniciativas”.

El trabajo del futuro

Por su parte, el investigador José María Barrero, del Instituto Tecnologico Autónomo de México, destacó el crecimiento que ha tenido en los últimos dos años, debido a la pandemia, el trabajo desde casa comparado con el de la oficina en ciertos niveles de especialización a diferencia de los trabajadores no especializados que tienen que acudir forzosamente a su centro de trabajo.

Y pronosticó que el trabajo remoto o a distancia y el híbrido (que combinaría el trabajo en casa con el de la oficina) se anticipa ser el empleo del futuro, además de que cambiaría “la forma en que organizamos las oficinas va a cambiar en este mundo híbrido, en particular tenemos que tener más juntas por zoom, más lugares de cooperación y colaboración en vez de oficinas que tengan muchos lugares individuales”.

Agregó que básicamente serían ciertos días de reuniones en la oficina para de manera colaborativa y como equipo llevarse el trabajo a casa y resolverlo de manera remota o virtual y  “para la mayoría de las organizaciones el híbrido va a ser tres días en casa y dos en la oficina o visceversa, lo que va  trabajar muy bien para los nuevos empleados”.

Reducir tiempos de espera

Asimismo, otros participantes en la mesa redonda virtual como Kenia Zamarripa, directora de Negocios Internacionales de la Cámara Regional de Comercio de San Diego, Carlos Jaramillo, presidente de la Corporación de Desarrollo Económico de Tijuana; Pedro Montejo, de Index ZC, y Gustavo López, de Políticas de Enlace Fronterizo Cali-Baja.

Los expositores virtuales coincidieron en la importancia de mejorar la infraestructura entre ambos estados en la región fronteriza buscando reducir el tiempo de espera para camiones de carga y vehículos particulares, promover más y mejores empleos y la inversión.

En la región San Diego ya se han avanzado en obras de infraestructura vial pero falta del lado mexicano, coincidieron los participantes.