La supervisora Nora Vargas presentó este martes una iniciativa para prevenir y combatir el tráfico humano y ayudar integralmente a las víctimas, que pueden llegar a ser tantas como una cada hora en promedio, según denunció Vargas.

“El condado de San Diego se encuentra entre las regiones de Estados Unidos con los índices más altos de trata de personas, con entre 3000 y 8000 sobrevivientes cada año”, declaró Vargas al citar cifras de la Oficina de Investigaciones Federales (FBI).

Dijo que “en promedio, las víctimas de trata de personas tienen 16 años de edad, y aunque en su mayoría son mujeres, también afecta a los varones”.

“La comunidad indocumentada es la más impactada”, de acuerdo con varios expertos que hablaron en conferencia junto con la supervisora Vargas.

La representante del Distrito 1 en el consejo de supervisores dijo que la ayuda que propone su iniciativa “es para todas las víctimas de trata de personas” y enfatizó que las personas indocumentadas necesitan saber que hay ayuda y protección.

La fiscal de distrito en el condado, Summer Stephan, dijo que “ciertamente vemos una absoluta desproporción en victimización de la comunidad indocumentada en trata laboral, mientras que en trata sexual, aunque afecta a todos los sectores, vemos que los índices son más altos entre las menores de color”.

“Pero es importante que la gente sepa que para la ley estatal no hay absolutamente diferencia si una víctima es indocumentada; tiene derecho a servicios como víctima, albergue, servicios médicos, y compensación de la misma manera que se ayudaría a una persona que es ciudadana (estadunidense)”, dijo la fiscal.

Marisa Ugarte, directora ejecutiva de la Coalición Corredor Bilateral de Seguridad, dijo que la comunidad indocumentada resulta más impactada por la trata laboral y sexual “uno, por el miedo a la policía, por el miedo a la deportación”.

Dijo que “la trata en general atrae al crimen organizado” que afecta a las minorías étnicas, “entonces es muy importante que la comunidad sepa que estamos aquí para servirles, que nadie va a ser deportado, y que la denuncia es extremadamente importante”.

La iniciativa de la supervisora Vargas propone unir esfuerzos en prevención de la trata de personas, mejorar la coordinación de recursos, trabajar con las agencias del orden y en especial garantizar servicios a los sobrevivientes y las familias de los sobrevivientes de la trata de personas.