La propuesta que buscaba hacer de California el primer estado con un sistema de salud que cubriera a todos los residentes fue retirada porque, según su autor, el asambleísta Ash Kalra, carecía de suficiente apoyo en la legislatura, lo que provocó reacciones molestas de demócratas.

La propuesta habría establecido un programa llamado CalCare, que iba a proporcionar cobertura de salud a todos los residentes californianos, independientemente de sus ingresos o estatus migratorio.

“Quedó claro que no teníamos los votos necesarios para su aprobación y decidí que el mejor curso de acción es no someter a votación la AB 1400”, dijo Kalra en un comunicado de prensa, luego de retirar sorpresivamente la iniciativa.

“Nuestra coalición continuará la lucha por una atención médica accesible, asequible y equitativa para todos los californianos”, dijo el legislador.

Sin embargo el retiro de la propuesta provocó reacciones inmediatas de demócratas progresistas y sindicatos de enfermeras y médicos.

La iniciativa habría proporcionado, entre otros beneficios, servicios de salud estatales a un sector de indocumentados en California que paga impuestos pero carece de esa prestación, quienes tienen entre 27 y 54 años de edad.

La propuesta tendría un costo estimado de entre $314 mil millones y $391 mil millones de dólares anuales. Según análisis legislativo, actualmente los californianos gastan unos $330 mil millones anuales en servicios de salud.

La diferencia iba a cubrirse con parte del superávit que tiene el estado, sin recurrir a fondos federales.

“Estoy profundamente decepcionado de que el autor no haya presentado este proyecto de ley a votación”, dijo el presidente de la asamblea legislativa, Anthony Rendón.

Rendón había anunciado que apoyaba y votaría en favor de la iniciativa. El gobernador Gavin Newsom también expresó su apoyo.

Asociación de unas 30,000 Enfermeras de California dijo en comunicado que “los representantes electos en California tuvieron la oportunidad de poner a los pacientes primero y dar un ejemplo para todo el país al aprobar AB 1400”.

“En cambio, el asambleísta Kalra optó por no realizar una votación sobre este proyecto de ley en absoluto”, agregó.

Entre los mayores opositores a la propuesta, la Cámara de Comercio de California calificó al proyecto como “asesino de empleos”, y aunque sin pruebas, advirtió que CalCare conduciría a los mayores impuestos de la historia.

Durante la campaña en favor de la propuesta AB 1400, su autor había destacado que California tenía la oportunidad “de mostrar al resto del país cómo cuidarse unos a otros y crear un sistema de atención médica que se centre en los pacientes por encima de las ganancias”.

La iniciativa ya no puede presentarse en el actual periodo de trabajos de la legislatura de California.