Manuel Ocaño

Unos 47.000 trabajadores de cadenas de supermercados en el Sur de California votaron en apoyo a que sindicato convoque a huelga si las empresas se niegan a otorgar aumento salarial en un contrato colectivo de tres años de vigencia.

Los trabajadores de más de 500 supermercados votaron a lo largo de la semana desde el lunes, la votación se cerró el sábado en la noche. El Sindicato de Trabajadores de Alimentos y Comercio (UFCW) informó que los empleados votaron “abrumadoramente” en favor de autorizar la huelga.

La huelga no inicia automáticamente por el resultado de votación, sino que autoriza al sindicato a llamar a huelga si las empresas Ralphs, Albertsons/Vons/Pavilions recahazan la propuesta sindical de aumento de $5 por hora y conservar beneficios de seguro médico.

Según el sindicato, los supermercados han ofrecido un aumento de unos 60 centavos de dólar por hora.

Los trabajadores han presentado en la negociación “propuestas que aumentarían los salarios de manera justa y mejorarían las condiciones de las tiendas para reflejar las necesidades de los trabajadores en un mundo pandémico y post-pandémico”, informó el sindicato UFCW local 770 en comunicado.

La posibilidad de huelga ha estado latente desde que el anterior contrato colectivo expiró el 7 de marzo.

Ralphs advirtió en respuesta que la posibilidad de huelga “crea una preocupación innecesaria para nuestros asociados y comunidades, en un momento en el que deberíamos unirnos de buena fe para negociar soluciones y compromiso”.

La cadena de supermercados Ralphs dijo que su propuesta incluye salarios por más de $141 millones durante los próximos tres años, sin aumentar los costos de atención médica para trabajadores.

Ralphs también informó que su salario promedio para trabajadores es de $19 dólares por hora.

En otra comunicación, el sindicato aclaró que “más de 10,000 empleados de UFCW 770 se han infectado con COVID, muchos más han perdido a compañeros de trabajo, amigos y familiares. Los empleados de los supermercados están sobrecargados de trabajo, mal pagados y subvaluados, mientras que las empresas de comestibles acumulan enormes ganancias: solo Kroger obtuvo $ 4 mil millones en ganancias en 2021”.