Una corte federal en San Diego sentenció a 360 meses de prisión y 20 años posteriores de libertad supervisada a un ex marine que agredió sexualmente a un menor de 3 años de edad e invitó a otros que abusaran de su víctima.

“El mundo es un lugar más seguro para los niños ahora que Michael Hamby ha sido sentenciado a prisión por sus crímenes atroces”, dijo Michael Pierce, director de campo del Servicio Naval de Investigación Criminal (NCIS).

Hamby fue encontrado culpable de abusar de una menor de 3 años, anunciar que su víctima estaba disponible a otros y pro expresar su intención de participar en juegos sexuales con otros menores de entre 4 y 8 años de edad.

Un cómplice de Hamby, Elijah Alexander Vázquez, está programado para sentencia esta semana bajo cargos similares.

De acuerdo con la fiscalía federal en San Diego, los crímenes de Hamby fueron descubiertos por primera vez por NCIS en Okinawa, Japón, y luego investigados por NCIS en Camp Pendleton.

Un memorándum de sentencia del gobierno federal dice que Hamby era “un hombre con dos identidades muy diferentes”.

“Para el público y los miembros de su propia familia, Hamby era un esposo y un padrastro que sirvió honorablemente a su país como infante de marina. Era un amado hijo y hermano. Al completar su primer alistamiento en 2013 con una baja honorable, se volvió a alistar. A lo largo de su carrera, sirvió en dos despliegues”.

Pero el mismo memorándum dice que el ex marine tiene “un lado oscuro depredador”.

“Es alguien que esposó y sodomizó a una niña de tres años. Es alguien que anunció que este niño estaba disponible para que otros disfrutaran sexualmente con ella Hamby es un hombre que estaba dispuesto a involucrarse en juegos sexuales con dos niños, de cuatro y ocho años, con la esperanza de que los juegos sexuales fueran ‘divertidos’”.

El ex marine tenía antecedentes de violencia doméstica. De acuerdo con documentos, agredió con estrangulación a una esposa. También abusó emocional, cuando quemó propiedad de esa esposa y le envió fotografías de la destrucción.

El delito de seducción de menor tiene una sentencia mínima impositiva de diez años de prisión. También impone una multa de 250,000 dólares.