TECATE, BAJA CALIFORNIA.- La sierra llamada La Rumorosa, en Baja California, es uno de los sitios más icónicos y espectaculares de México y es llamada así debido a que con el viento que golpea sus formaciones rocosas y el follaje parecieran escucharse voces y sonidos similares a un profundo silbido.

Los automovilistas no desaprovechan la oportunidad para detenerse a observar esta impresionante belleza natural, y cuyo nombre se atribuye al Subteniente Jorge Zehfus, en los tiempos en que gobernaba el entonces territorio de Baja California Norte, el General Esteban Cantú, y fue fundada el 28 de noviembre de 1916.

Esta cadena montañosa (y a la que muchos antiguos bajacalifornianos consideran “misteriosa”) tiene una altura de 4, 172 pies (1, 278 metros), conectando a la ciudad de Tijuana con la capital del estado, Mexicali.

Hoy el sitio cuenta con paradores y curiosas historias entre las que destacan el famoso corrido del ‘caballo blanco’ de José Alfredo Jiménez, que era en realidad un vehículo de color blanco en el que el famoso cantante viajó a este estado.

El que solo se le identifíque con su nombre la convierte en un escenario turístico singular. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.
El parador, uno de los nuevos atractivos de esta cadena rocosa inaugurada oficialmente a finales de 1916. Foto: Horfacio Rentería/El Latino San Diego.
El popular corrido de ‘El Caballo Blanco’ creado en la incuestionable imaginación del compositor e intérprete guanajuatense, José Alfredo Jiménez, pues se trataba en realidad de un auto blanco ‘mustang’, se documenta también en La Rumorosa. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.