SAN DIEGO.- La Agencia Internacional de Energía estima que habrá 130 millones de vehículos eléctricos en las carreteras de todo el mundo en el año 2030.

Las compañías que utilizan el Puerto de San Diego reconocen que el cambio climático es real y que las industrias alimentarias y agrícolas deben jugar un papel importante para reducir sus efectos.

Por ello, el recinto portuario ha comenzado a utilizar tecnologías limpias en sus operaciones con la incorporación de cinco nuevas plataformas de tractores con batería eléctrica para el manejo de carga.

“Hemos tratado de bajar las emisiones aquí en el Puerto de San Diego y comenzando con la Estrategia Marítima de Aire Limpio, el puerto ha estado haciendo esfuerzos para bajar las emisiones porque somos conscientes que estamos cerca de Tenth Avenue y estamos muy contentos de que tenemos socios como (la empresa) Dole que llegan con estas inversiones para troques nuevos eléctricos”, informó Frank Urtasun, comisionado del Puerto de San Diego.

Las nuevas unidades eléctricas de carga se adquirieron a través del proyecto CORE. Foto cortesía

Los cinco nuevos camiones eléctricos de cero emisiones fabricados en Estados Unidos reemplazaron unidades de diesel que se utilizaban en la carga y descarga de bananas y piñas.

Con el reemplazo de los camiones tradicionales se proyecta una reducción de 12.776 toneladas de emisiones de NOx (óxidos de nitrógeno) durante los próximos 10 años.

Esto forma parte de un proyecto a mediano plazo que busca cumplir con objetivos ambientales para el año 2030.

Por ejemplo, la nueva Estrategia Marítima de Aire Limpio señala que el Puerto de San Diego deberá contar con equipos eléctricos para el manejo de carga en menos de una década.

RECURSO AMBIENTAL

La adquisición de unidades de carga eléctricas se logró a través de cupones proporcionados por el Proyecto de Incentivo de Vales para Equipos Todoterreno Limpios (CORE por sus siglas en inglés) administrado por la Junta de Recursos del Aire de California (CARB). 

CORE proporciona vales para comprar equipos libres de contaminantes como carretillas elevadoras, unidades de refrigeración de transporte, grúas y camiones.

Operadores públicos y privados de equipamiento todoterreno pueden solicitar el apoyo económico.

El Proyecto de Incentivo de Vales tiene como objetivo impulsar el uso de tecnología avanzada y los fondos para el programa se asignan a través de la Legislatura del Estado de California.