Tener dinero ayuda a tener felicidad y bienestar, según un estudio de The Wharton School de la Universidad de Pensilvania.

El psicólogo Matthew Killingsworth,, autor del estudio, dice que mientras más ingresos se tengan, más oportunidades de bienestar y felicidad se consiguen.

El estudio de Killingsworth parece corregor otra investigación anterior sobre el tema, en la que, según la Universidad de Princeton, ganar $75,000 ofrece la oportunidad de elegir opciones, por ejemplo de los zapatos o la comida que se quiera comprar, pero tener ingreso más allá de los $75,000 no garantiza más felicidad.

Killingsworth realizó el estudio con más de 33,000 participantes. En términos generales, quienes tenían ingresos por debajo de los $75,000 anhelaban ganar alrededor de esa cifra para garantizarse bienestar, pero quienes ganaban más que eso se sentían aún mejor.

El estudio lo ha llevado a una conclusión, tener más dinero o mayores ingresos, de hecho, compra la felicidad, pero no es el secreto de la felicidad.

A diferencia de la marca de los $75,000 como umbral de felicidad, el autor considera que tener más a la mano sí da oportunidad de ser más felices.

“No veo ningún número mágico. Básicamente, más es mejor”, dijo el psicólogo.

 Sin embargo “no recomendaría tomar un segundo o tercer trabajo porque (el dinero) es solo uno de muchos insumos, un elemento en la cartera de la felicidad”.

Un refrán en español dice “Dios te dé más dinero, y tiempo para disfritarlo”.